Cintas magnéticas, el retro-futurista sistema de almacenamiento en los grandes centros de datos

Síguenos

tape storage

IBM y Fuji Film llevan tiempo investigando nuevas formas para almacenar cantidades masivas de datos que sean eficientes, económicas y que consuman poca energía en el proceso. En 2010 anunciaron que habían sido capaces de desarrollar una tecnología de cinta magnética con la que se conseguía una densidad de datos hasta 39 veces superior que con los discos duros tradicionales. Aunque por aquel entonces no parecía que las cintas volverían a implantarse en nuestras vidas, parece que la idea sigue teniendo adeptos y aplicaciones posibles.

Los primeros prototipos de estas cintas magnéticas son cartuchos de unos 10×10×2 centímetros, capaces de almacenar unos 35 TB de datos, unas 10 veces más que los típicos discos de 3 o 4 teras que se están empezando a popularizar ahora.

La ciencia del siglo XXI necesita volver a los sistemas de almacenamiento del siglo XX

A pesar de que pueda parecernos que volver a las cintas magnéticas es un atraso, existen aplicaciones en donde podrían seguir siendo útiles. La primera es como sistema de almacenamiento masivo para grandes centros de captación y procesamiento de datos con potentes sistemas de redes capaces de generar cientos o miles de GB por segundo.

Es el caso del Square Kilometre Array (SKA), un radiotelescopio gigantesco desarrollado en Australia y Sudáfrica formado por miles de antenas que equivaldrán a una macroantena con una superficie de 1 Km cuadrado. Se comenzará a construir en 2016 y ya están buscando tecnologías de redes y de almacenamiento capaces de gestionar el petabyte (1 millón de gigabytes) diario de información que producirán.

SKA antenas

Otro ejemplo es la LHC Computing Grid, la red del Gran Colisionador de Adrones (en este artículo os hablamos a fondo sobre ella) que tiene que mover 1.000 terabytes por segundo y que al no ser capaz de procesarlos todos en tiempo real necesita ingentes cantidades de almacenamiento.

Entre las tecnologías que pueden usarse se encuentran las nuevas cintas magnéticas de IBM, ya que además aportan la ventaja de consumir hasta 200 veces menos de energía que los sistemas basados en discos duros, al usar electricidad sólo cuando se necesita copiar o acceder a un dato.

LHC

Cintas para guardar nuestras películas y copias de seguridad

Pero además de este tipo de iniciativas, los creadores de las cintas piensan que en poco tiempo no será extraño su adopción a gran escala por parte de los grandes centros de datos de empresas dedicadas al streaming y a las copias de seguridad para usuarios.

Por ejemplo, servicios de almacenamiento en la nube como Amazon Glacier son buenos candidatos, ya que para recuperar los datos es necesario esperar un cierto tiempo, que podría usarse para rebobinar las cintas hasta la posición adecuada.

Amazon Glacier

Y es que este es el principal inconveniente de este sistema de almacenamiento, y precisamente uno de los motivos por el que dejó de usarse hace unos años. La latencia que sufre para el acceso a datos no consecutivos es inadmisible en muchas aplicaciones, aunque quizá podría volver a usarse de forma masiva en servicios de streaming de vídeo bajo demanda o de descargas de contenidos digitales.

¿Por qué? Pues muy sencillo, cuando alquilamos una película normalmente la vemos del tirón, o por lo menos de forma consecutiva, con lo que la ventaja de los discos duros se desvanece. Más aún si hablamos de descargas directas de películas o música, aunque eso sí, los datos deberían ser replicados en muchos servidores si se quiere dar servicio a múltiples usuarios de forma simultánea, algo que no permiten las cintas.

¿Se volverán a implantar de forma masiva las cintas magnéticas en nuestras vidas digitales? Bueno, no lo se, aunque las grandes empresas de almacenamiento de datos están volviendo a mirarlas con interés. Yo desde luego no rechazaría algún sistema con capacidades brutales para guardar mis copias de seguridad en un NAS doméstico si fuera de bajo coste y reducido consumo.

Más información | Newscientist | IBM
Foto portada | Hgrobe

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios