Síguenos

enchufe pared


Si queremos conectar nuestro ordenador a Internet a través de un router, básicamente tenemos tres opciones para conseguirlo: con un cable ethernet que una los dos dispositivos, una red WIFI donde obviamente no se necesitan cables y en tercer lugar el PLC. Con éste último si necesitamos cables pero curiosamente no necesitaremos instalarlos.

PLC son las siglas de Power Line Communications y se basa precisamente en utilizar la extensa red de cable que ya tenemos instalada en casa desde hace décadas, los cables eléctricos. De esta manera nuestro ordenador podrá acceder a la red a través de un enchufe normal como los que tenemos en todas las habitaciones de la casa.

Por un mismo cable circulará la corriente eléctrica necesaria para dar vida a nuestros electrodomésticos y también la señal eléctrica que transporta los datos de nuestra conexión a Internet. Esto no es muy diferente a la señal de voz y el ADSL que circula por el mismo cable de cobre de nuestra instalación telefónica.

adaptador PLC CISCO

El truco de esto esta en la diferencia de las señales. Por un lado la corriente eléctrica viaja a una frecuencia muy baja (unos 50 Hz) y a un relativamente alto voltaje (220 V). Por el contrario, la señal de datos viaja a muy alta frecuencia (varios MHz) y con un voltaje más bajo. Si se pone un filtro, es posible separar las dos señales para que no se interfieran entre sí (al menos en teoría)

HomePlug, el estándar que siguen los conectores PLC

Los estándares relativos a PLC fueron definidos por la HomePlug Powerline Alliance y la Universal Powerline Association. En el 2002 se definió el HomePlug, gracias al cual se han fabricado los conectores que podemos adquirir para el uso de PLC en nuestra casa. Entre sus aplicaciones también se cuentan la de poder establecer una red de TV en HD, conexión de las consolas de juegos, sistema de audio en el hogar…

La mayor aplicación práctica es sin duda la de poder instalar una red local sin tener que lanzar cables por toda la casa. Precisamente porque ya tenemos la casa cableada, aunque para otro uso. Así pues podemos conectar dos dispositivos con conexión Ethernet siempre y cuando tengan una toma de corriente. Y es obvio que sí la tendrán.

Proveedores de conexión a Internet mediante PLC

Hace unos años las compañías eléctricas se frotaban las manos a la vista de una nuevo negocio que se veía en ciernes. A su negocio de proveedor de energía eléctrica habría que sumar el de proveedor de Internet. Y para ello, no tendrían que desplegar costosas infraestructuras para llegar desde la central a las casas de sus clientes. La infraestructura ya estaba hecha: las redes de alta, baja y media tensión.

Sin embargo, no se cumplieron las expectivas de las operadoras. Por poner un ejemplo, Endesa mantuvo un proyecto piloto en la primera mitad de la pasada década en Zaragoza con alrededor de 600 clientes. En esta ciudad se brindaba la posibilidad de PLC en aquellos sitios donde no se llegaba el cable. Sin embargo, canceló el proyecto no sobrevivió a la primera mitad de la década pasada.

¿Merece la pena el PLC para el hogar?

Como usuario, la pregunta que me hago (y entiendo que tú también) es si merece la pena instalar unos dispositivos de este tipo para conectar el ordenador a la red.

La primera pregunta que nos haríamos sería ¿podemos conectar los dispositivos mediante un cable? Es posible que no se pueda o que haya que hacer una obra de instalación que no entre en nuestros planes o presupuesto. En este caso, tendríamos que ver que tecnología nos merece más la pena: ¿WIFI o PLC?

Si en casa tenemos dispositivos que no disponen de una conexión de ethernet, por ejemplo los smartphones (que sí tienen WIFI) o los tablets, o aquellos que sí la tienen pero preferimos no conectarlos por comodidad (por ejemplo un portátil en el salón) está claro que no podemos tener simplemente una conexión con PLC: necesitamos un router WIFI.

Dicho lo cual, el único caso donde podría ser práctico el uso de PLC sería aquel en el que el router WIFI y el ordenador están tan alejados que la señal no llega con la suficiente intensidad. Incluso en este caso, se podría ver si es posible ampliar la señal de la antena WIFI o si compensa la compra de un repetidor de la señal inalámbrica antes de instalar el PLC.

Además tendremos que sopesar algunos aspectos respecto a la calidad de la conexión que te puede ofrecer un PLC, y que pueden hacernos decidir por la red WIFI:

  • Si nuestro problema es que queremos dar acceso a un ordenador que está en distinto piso de la casa, es posible que no funcione si las instalaciones eléctricas son diferentes.
  • Hay que tener una instalación eléctrica en buenas condiciones.
  • Algunos usuarios indican que se producen interferencia eléctricas con el uso de los electrodomésticos. Por ejemplo, el rendimiento de la red se reduce espectacularmente cuando la lavadora se pone a centrifugar.

En definitiva, PLC tiene en el WIFI un duro rival a batir para hacerse un hueco en nuestros hogares.

En el siguiente artículo, haremos una prueba práctica de instalación de una red PLC para saber con cual nos quedamos ¿PLC o WIFI?

Foto | Flickr Flickr
En Xataka On | Tecnología PLC

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios