Nuevas investigaciones en comunicaciones por luz visible nos muestran un futuro prometedor

Síguenos

Li-Fi

Hace tiempo os hablamos de las comunicaciones por luz visible y de qué podrían llegar a suponer para nuestras vidas. Para los más despistados, os recuerdo que se trata de transmitir datos a frecuencias de entre 400 y 800 THz (espectro visible) en espacio abierto.

Para ello se utilizan LEDs que se apagan y encienden tan rápido que sólo los fotodetectores pueden notar esos cambios de estado, que se corresponden con códigos binarios. Pues bien, tras las demostraciones de la tecnología realizadas por el profesor Harald Haas a finales de 2011, parece que cada vez hay más grupos de investigación interesados en el tema, algunos de los cuales traen avances importantes.

Por ejemplo, tenemos al recientemente constituido Intelligent Lighting Centre (ILC) perteneciente a la Universidad de Strathclyde en el Reino Unido, que está centrando su investigación en LEDs de pequeñas, pequeñísimas dimensiones.

En concreto, frente a los LEDs que se usaban hasta ahora de aproximadamente 1 milímetro cuadrado, estos investigadores están apostando por unos micro-LEDs capaces de parpadear mucho más rápido, unas 1.000 veces más que sus hermanos mayores.

Gracias a este parpadeo mucho más veloz es posible, según el grupo de investigación, obtener velocidades de transmisión del orden del gigabit por segundo, al mismo tiempo que se usa la luz para iluminar e incluso para mostrar mensajes de texto e imágenes.

De momento se trata de prototipos en fase de diseño y pruebas, pero parece que a la tecnología de comunicaciones por luz visible, a la que algunos llaman Li-Fi, está llamada a jugar un papel primordial en nuestras vidas hiperconectadas.

Más información | Epsrc | Lificonsortium

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario