Tasa Google y publicidad en la Web: La polémica está servida

Sigue a

Tasa Google

Dice un acertado refrán español: “No morderás la mano de quien te da de comer”. Seguro que en Francia tiene que haber una frase similar, aunque parece que los directivos del ISP francés Free no deben conocerla, como demuestran las últimas acciones que están llevando a cabo en su servicio de acceso a Internet.

Si recordáis, la semana pasada saltaba la polémica cuando el operador galo lanzaba una actualización para sus routers multimedia en la que se activaba por defecto un filtro para la publicidad insertada en las webs que afectaba de sistemas como Google Adsense, NetAvenir o AdTech.

Lógicamente, muchas webs que incorporan publicidad como medio para sostener sus actividades se vieron afectadas. Portales de noticias, blogs, diarios digitales, todos ellos mostraron su rechazo a una medida que de mantenerse en el tiempo les impediría seguir financiándose.

Sin embargo, no sólo las webs relativamente pequeñas sufrían por la falta de financiación. El trasfondo del asunto es mucho más complejo y Free parece querer apuntar a Google, la gran máquina de publicidad, como objetivo de lo que puede considerarse un burdo intento de coacción

Y volvemos otra vez con la dichosa Tasa Google

Y es que la clave del asunto no es otra que la tan polémica “Tasa Google”. Un impuesto que algunos gobiernos y sobre todo operadoras de Internet quieren hacer pagar al gigante de los buscadores y a otros productores de contenidos por hacer uso de las redes de datos que tanto les ha costado desplegar.

Google logo

El problema no es nuevo. Llevamos varios años escuchando argumentos a favor y en contra sobre por qué Google, los proveedores de servicios y aquellas empresas que más usan las redes de las operadoras, deben abonar una cantidad económica que les compense por dicho uso y les permita la continuidad de sus servicios y las inversiones en infraestructuras.

Pues parece que finalmente este es uno de los principales motivos que han llevado a Free a lanzar la polémica actualización publicitaria, a pesar de que según publican algunos medios franceses la operadora habría echado marcha atrás en el bloqueo de la publicidad de forma temporal, dándole a Google una especie de ultimátum de varias semanas para forzar una negociación que obviamente debería terminar con el pago de la dichosa tasa.

No morderás la mano de quien te da de comer

Podría parecernos que Free (o cualquier ISP que imponga una medida de presión similar) tiene gran capacidad para presionar, e incluso pudiera parecer que está en una posición privilegiada, ya que al fin y al cabo podría filtrar, limitar o bloquear (siempre que lo ponga en las condiciones del contrato de sus clientes) cierto tipo de contenidos perjudicando seriamente el negocio de empresas como Google. Pero no nos engañemos, sólo lo parece.

Google vive de la publicidad que los clientes de Free visionan, pero Free come de los servicios que Google y otros proveedores de contenidos producen y/o gestionan haciendo uso de sus redes, como es lógico.

Google Universe

¿Puede tener éxito una medida de presión como la de Free? Por supuesto que sí, pero sólo en el corto plazo o como mucho en el medio. Citando otro refrán popular, es “pan para hoy y hambre para mañana”.

¿Por qué? Muy sencillo. Puede que al principio Google y compañía se vieran forzadas a negociar y pagar el impuesto al ISP, pero también podrían optar por la medida de presión opuesta: no permitir que los clientes del ISP coaccionador accedan a sus múltiples servicios. ¿Os imagináis que con vuestra operadora no pudierais acceder (o por lo menos no a plena capacidad) a servicios como el buscador de Google, Maps, YouTube, Gmail, Gdrive, etc.

Seguro que después del enfado inicial lo primero que hacíais era contar los días que os faltaban para terminar con la permanencia y en caso de que se hubiesen completado, cambiar de operadora.

Claro que esta medida de presión por parte de Google funcionaría en caso de que hubiese operadoras alternativas en el país que no se sumasen a la medida, ya que de lo contrario Google se vería avocada a forzar una negociación para no perder por completo el mercado de la publicidad en dicha región… o quizá no del todo.

Si no puedes llegar a un acuerdo con tu enemigo, cómete su mercado

Y es que ya lo hemos dicho en multitud de ocasiones: Google no bromea ni hace nada al azar, ni siquiera el despliegue de su red de fibra óptica que comenzó el año pasado en Kansas. Así lo confirmó recientemente Eric Schmidt:

Google fiber no es sólo un experimento, es un negocio real y estamos tratando de decidir por dónde continuaremos su expansión.

Eric Schdmidt

Lo que en principio podía parecer una prueba de concepto, una prueba teórico-práctica en un laboratorio gigante (Kansas) tiene todos los papeles para convertirse en un negocio serio que podría competir de tú a tú y mirando por encima del hombro a los ISPs más potentes del mundo occidental (los asiáticos juegan en otra liga).

Precisamente hace unas semanas comentábamos cuál sería el coste de desplegar la red de 1 Gbps de Google en todo Estados Unidos, llegando a la conclusión de que aunque inicialmente los 140.000 millones de dólares parecían una cifra desorbitada (también bromeamos con que empresas con bolsillos saneados como Apple se metieran en el asunto), quizá la intención de Google podría ser la de comenzar por regiones relativamente más pequeñas (Europa y alguna de sus principales ciudades parecen buenas candidatas) en las que invertir una buena parte de los 45.000 millones que tendría preparados para diferentes proyectos.

Google Fiber

¿Deberían los ISPs tener miedo a Google Fiber? Si quieren seguir manteniendo su negocio desde luego que sí. Al fin y al cabo, Si Google se ve presionada para pagar una tasa de decenas o incluso cientos de millones de euros al año por poder usar las redes de las operadoras, no sería de extrañar que optase por convertirse en ISP (bien desplegando su propia red o bien comprando operadoras más pequeñas) en las regiones que se lo exigiesen.

Disclaimer: Weblogs SL, editora de Xataka On, es una empresa que vive de la comercialización de publicidad online

Más información | New York Times
En Xataka On | ¿Deben los ISPs bloquear la publicidad en la Web?
Foto Portada | © PhotoXpress.com, reproducida con autorización

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios