La guía del amago, cómo negociar con tu compañía telefónica (I)

Sigue a

movistar-Vodafone-Orange

Quienes tenemos un contrato de telefonía móvil con una operadora (algo muy normal en la sociedad actual) a menudo nos planteamos cambiar de compañía para conseguir un móvil y un ahorro en la factura. Este método es, sin duda, uno de los más socorridos, pero existen otras vías no tan conocidas para obtener el mismo propósito sin cambiar de operador mediante una sencilla y a la vez dura negociación: el amago de portabilidad.

A continuación vamos a analizar esta forma de retener clientes de las grandes operadoras y veremos cómo podemos sacarle partido y las ventajas e inconvenientes que presenta, así como la situación en la que nos podemos encontrar dependiendo de la antigüedad como cliente, algo que, como veremos más adelante, también nos servirá para negociar con las compañías de adsl/cable.

En esta primera entrega de nuestra guía del amago vamos a explicar en líneas generales qué es un amago de portabilidad, cómo podemos aprovecharlo para beneficiarnos y qué condiciones debemos reunir para poder hacerlo. También comentaremos qué compañías tienen departamento de retención de clientes y qué beneficios ofrecen a cambio de renovar nuestra permanencia con ellas.

Un amago de portabilidad es el nombre que se le da al proceso de solicitar la portabilidad o cambio de operador a otra compañía de móvil distinta a la que nos da servicio con el fin de negociar las condiciones que supondrían cancelar la portabilidad, explicado con otras palabras: hacer ver a tu compañía que te vas para después negociar una oferta que te haga continuar 18 meses en la misma situación.

El amago: un proceso con riesgos y condiciones

Las condiciones a reunir para poder negociar son bien sencillas: ser titular de un contrato en una de las tres grandes compañías españolas (movistar, vodafone u orange) y que este contrato tenga más de 12 meses de permanencia cumplidas o directamente no la tenga, es decir, un contrato nuevo con más de un día de duración o un contrato antiguo con al menos 12 meses desde que se canjearon puntos por última vez.

Si cumples las condiciones anteriores estás de enhorabuena, puedes empezar a probar tus dotes como negociador, eso sí, antes debo advertir que el proceso es bastante delicado y debe ejecutarse al pie de la letra, ya que si falla en algún punto, podremos acabar en otra compañía perdiendo nuestros puntos y antigüedad actuales (toda aventura tiene sus riesgos).

Pasos para hacer un amago de portabilidad

Una vez entendida la esencia del amago, los pasos a seguir son, a grandes rasgos, los que se detallan a continuación (hay que tener en cuenta que hay apartados específicos en algunas compañías y no debemos olvidar que, como he comentado anteriormente, estamos sujetos a una serie de riesgos).

  • 1. Solicitar la portabilidad de la línea, manteniendo el número de teléfono >a una compañía diferente de la que nos da servicio. Si somos de movistar solicitamos cambiar a vodafone, por ejemplo. Generalmente quienes optan por amagar solicitan el cambio a través de la página web de las compañías seleccionando solamente tarjeta sim de contrato y pago contrarrembolso (de esta manera nos evitamos pagar por adelantado algo que en realidad nunca vamos a disfrutar). En el caso de un nuevo cliente, simplemente sería hacerse un contrato sin permanencia ni terminal en una de las compañías en cuestión.
  • 2. Esperar a que la compañía que nos da servicio nos envíe un sms solicitándonos llamar “urgentemente” a un número de teléfono gratuito. Una vez nos llegue el sms, llamamos a ese número donde nos preguntarán cuál es el motivo de irnos a otro operador, a lo cual responderemos, por ejemplo, que te ofrecen mejores tarifas y un móvil de última generación gratis o muy barato, así como un descuento en factura.

  • 3. Negociar con el operador que nos atienda en ese número de teléfono las condiciones que nos interesarían para anular la portabilidad. Este paso es muy importante, normalmente te dicen que eres un cliente importante en la compañía y que pueden hacerte una oferta similar a la que te ofrece la competencia. En este punto debemos pensar qué es lo que queremos y comentárselo al operador, que nos irá detallando los móviles que nos darían gratuitamente o con un bajo coste, las tarifas especiales que nos podrían interesar e incluso nos ofrecerán un descuento directamente en factura.

    Hay que tener en cuenta que todo lo que nos ofrezcan es registrado, por lo que no sirve intentar mentir con ofertas que no existan. Eso sí, podemos jugar con el espíritu regateador que todos llevamos dentro para apretarles las tuercas con lo que nos ofrecen “los otros” y así conseguir, por ejemplo, un iphone 4 por menos de 100€ con una tarifa low cost y unos meses de internet móvil gratis. Los límites los fijan el margen de beneficios de la compañía y nuestra imaginación.

  • 4. Una vez aceptada la oferta, para lo cual tendremos más o menos unos siete días para pensarnos, tenemos que cancelar la portabilidad de la línea, tarea que como veremos en futuras entregas, tienen bastante automatizadas y se pueden hacer vía internet sin problema alguno. Cuando la cancelación esté confirmada, nos avisarán para firmar una permanencia de 18 meses y nos harán el pedido del móvil, que nos enviarán a casa por mensajería o recogeremos en una tienda.
  • 5. Una vez cancelado el amago, esperamos a que el mensajero llame a nuestra puerta (en el caso de haber elegido un móvil, ya descubriremos más adelante cómo se puede renunciar al móvil para rebajar la factura y seguir sin permanencia) y dicho y hecho: habremos negociado con nuestra compañía un nuevo contrato que será el que deberemos respetar hasta el próximo amago, que podremos hacer pasados 12 meses.

Beneficios, ¿merece la pena amagar?

Si has llegado hasta aquí, sin duda te habrás preguntado si todo este largo proceso es interesante, si merece la pena hacer tanto trámite por obtener un teléfono y un descuento en factura. Eso depende mucho del tipo de cliente en cada caso, del perfil de consumo y de qué tan dispuestos estemos a atarnos otros 18 meses con nuestro operador, pero también, de los beneficios que obtengamos al negociar.

Algunos de los beneficios que podremos obtener con el amago son: móviles de última generación a bajo coste, disfrutar de una nueva tarifa low cost equiparable a la de los operadores más baratos (con un consumo mínimo de seis euros y precios por minuto/sms de ocho céntimos), un descuento en factura que puede ir desde el 30% hasta el 50% e incluso unos meses de internet móvil gratis.

Como podéis ver, las compañías ven en este proceso una vía de retener clientes y evitar migraciones a la competencia, y para los clientes es una buena vía para reducir sus gastos en telefonía y actualizarse con los últimos terminales del mercado. Si estás interesado en poner en práctica estas técnicas, estate atento a Xataka On, porque en los próximos días publicaremos los pasos para llevarlo a cabo en cada una de las tres grandes compañías y veremos cómo afecta esto a la antigüedad para cada tipo de cliente.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios