Desarrollan un sistema económico para multiplicar por 2.000 la velocidad de las redes de fibra óptica

Sigue a

Universidad de Bangor

Investigadores de la Universidad de Bangor en el Reino Unido aseguran haber desarrollado un nuevo sistema económico y fiable (proyecto que han denominado OCEAN) para incrementar la capacidad de transmisión de las actuales redes de fibra óptica en un factor de hasta 2.000.

El sorprendente anuncio se basa en la técnica de multiplexación OOFDM (Optical Orthogonal Frequency Division Multiplexing) que transmite en cada fibra diferentes pulsos a distintas longitudes de onda (frecuencias), tecnología que se lleva empleando en redes de cobre desde hace tiempo.

La diferencia con soluciones similares radica en que los investigadores de Bangor afirman que su solución es totalmente compatible con las redes actuales y no necesitaría de costosas nuevas inversiones, sólo de un pequeño equipamiento barato que se puede fabricar fácilmente con la tecnología existente en la actualidad para realizar el proceso de codificación y decodificación.

Según las cifras que dan, su sistema podría proporcionar fácilmente enlaces en los nodos repartidores de fibra mucho más veloces, capaces de llevar hasta cada cliente más de 20 Gbps simétricos frente a los 100 Mbps que tradicionalmente se están llevando en la actualidad o incluso el gigabit por segundo que unos pocos ISPs ofrecen en pequeñas localidades (como es el caso de Google en Kansas).

La pregunta que nos hacemos ahora es ¿para qué tanta velocidad? Por supuesto en un domicilio asilado tanta velocidad es innecesaria actualmente y no podríamos aprovecharla ni aunque descargásemos todo lo que va saliendo en la Red.

Sin embargo podría ser usada para repartir la conexión entre vecinos de una comunidad a un precio muy bajo (por ejemplo imaginad un edificio con 30 o 40 viviendas contratando una conexión de 20 Gbps por 100 euros al mes a pagar entre todos) y sobre todo para reducir costes a la hora de desplegar accesos de fibra hasta los hogares, ya que con la misma infraestructura se podría dar servicio a un mayor número de casas manteniendo la misma velocidad.

Más información | Universidad Bangor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

11 comentarios